Las farmacias que mandan en Colombia: Coopidrogas y Copservir vs. Cruz Verde y Farmatodo

Abril 26 de 2021

Dos redes de pequeñas droguerías colombianas le dan la pelea a dos grandes multinacionales en el negocio de la venta de medicamentos, disparado por la pandemia

La mas amplía red de droguería asociadas del país, con distribución a 614 municipios en 33 departamentos es Coopidrogas. Su historia inició el 20 de junio de 1969, cuando veinte vendedores de drogas al detal de Bogotá optaron por crear una empresa asociativa solidaria, que denominaron Cooperativa de Pequeños Droguistas Ltda. Fue su manera de defenderse de los bajos márgenes de comercialización que recibían de los distribuidores de medicamentos y de la dificultad de comprar, por ser individualmente pequeños, directamente a los laboratorios. Este fue el comienzo de Coopidrogas que tomaría identidad corporativa cuando la Ley 100 de 1993 les obligó a utilizar una misma imagen de cadena farmacéutica en todas sus droguerías asociadas.

Esta gran cooperativa se encarga de realizar la reposición mediante el servicio de distribución de pedidos a las droguerías y farmacias asociadas, una actividad que sería más riesgosa y costosa si los más de 5.000 asociados la hicieran individualmente. Su facturación supera mensualmente los $ 150 mil millones. Comenzaron con dificultades pero el permanente incremento de asociados con sus aportes, les permitieron comprar bodegas y ofrecer mejores servicios a sus asociados.

Su progresivo crecimiento en varias zonas del país llevó hacia su descentralización con la apertura de cinco sedes regionales en Dosquebradas (Risaralda), Barranquilla, Medellín, Cali y Bucaramanga. Para fortalecer su posición en el mercado y generar fidelidad, en el 2014 optaron por reinventar su modelo de negocio y puso en servicio la cadena de droguerías Farmacenter, mediante la integración de la imagen corporativa en todas las droguerías y franquicias afiliadas conformando una cadena nacional.

Drogas La Rebaja, el emporio de droguerías construido por los narcotraficantes hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, en los 80 se vio amenazado por la captura de los capos del cartel de Cali en 1995, el negocio quedó en manos al primogénito de Gilberto, Jaime Rodríguez Mondragón, formado profesionalmente en la Universidad de Stanford, California.

Jaime Rodríguez encontró una salida legal para proteger la empresa en los años 90. Constituir legalmente una cooperativa con los 4.100 trabajadores que bautizaron Copservir (Cooperativa Multiactiva de Servicios Solidarios). El capital inicial era de $ 35 mil millones cuyos aportes debían ser reembolsados en 20 años aportando el 10% de su salario. Sin embargo, no fue posible sacudirse del peso del pasado ilegal, la Cooperativa y cien de sus trabajadores fueron incluidos en la Lista Clinton, lo que generó dificultades de acceso al sector financiero y de seguridad social. En el 2005, el gobierno de Álvaro Uribe, a través de la Superintendencia de Economía Solidaria, intervino la cadena señalada de actividades de un presunto lavado de activos.

El agente interventor Andrés Hernández recibió un inventario de medicamentos en 415 locales distribuidos en todo en Colombia, pero fue solo en el 2014 cuando el gobierno de Estados Unidos, después de 20 años, retiró la cadena de la Lista Clinton. La marca La Rebaja Droguería con más de 500 puntos de venta opera bajo la cooperativa Copservir con aportes mensuales de los asociados.

Estas dos cooperativas colombianas se enfrentan en el mercado de los medicamentos a dos poderosas multinacionales: la mexicana Farmacias Cruz Verde y la venezolana Farmatodo.

Cruz Verde es una marca de propiedad de la mexicana FEMSA a través de su División de Salud. La presencia de FEMSA en el país es de vieja data, como embotellador de productos Coca-Cola. Socio de The Coca Cola Company se convirtió en el embotellador más grande de Coca-Cola en América Latina a través de adquisiciones de plantas en varios países, incluida Colombia.

Entraron en el negocio de las droguerías en 2015 cuando compraron el 60% de la chilena Sofocar propietaria de Farmacias Cruz Verde y Farmasanitas. Su ancla en Colombia se dio con la adquisición de Droguerías Acuña, Puntofarma, Fava droguerías, Droguería Moderna y Cecosud (ubicadas en los supermercados Jumbo y Metro).

Son además, la tercera empresa con distribución mayorista a clínicas (públicas y privadas) donde cuenta con varias farmacias intrahospitalarias para entrega de medicamentos, dispositivos médicos y material médico-quirúrgico entre otros. En total son propietarios de 444 farmacias en Colombia, que forman parte de un total de 3.368 farmacias distribuidas entre Ecuador México y Chile, mas un fuerte servicio de domicilios a través de diversas plataformas.

Las propietarios mayoritarios de FEMSA son cinco mujeres de la familia Garza Gonda, la viuda y cuatro hijas descendientes de Eugenio Garza Lagüera, quien fuera el nieto de uno de los fundadores de la Cervecería Cuauhtémoc a finales del siglo XIX en Monterrey, México. El liderazgo del yerno, José Antonio Fernández Carbajal, casado con Eva María Garza Laguera Gonda, convirtió la cervecera en una multinacional con varios frentes además de Coca Cola FEMSA. Es el segundo mayor accionista del Grupo Heineken (14.76%), también dueños de las tiendas Oxxo, estaciones de servicio de combustibles en México y los refrigeradores Imbera, su División Salud es la propietaria de las farmacias.

El otro gran jugador en Colombia es la venezolana Farmatodo. Se trata de un negocio familiar que nació en 1918, cuando el vasco Rafael Zubillaga abrió la Farmacia Lara en Barquisimeto (Venezuela). Soportó las férreas dictaduras de Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez, y se extendió por todo el país. En 1976, en plena abonanza petrolera, con 24 años y recién graduado de economista, asumió la jefatura del grupo Rafael Teodoro Zubillaga, nieto del fundador quién vincularía en la aventura a su hermano Bernardo.

El reto no les quedó grande, en 1985 convirtieron a la empresa en el primer negocio de autoservicio del país y pasó a llamarse Farmatodo con una oferta de productos complementaria a los medicamentos y servicio de 24 horas todos los días del año. Con la llegada de Chávez a la Presidencia, Rafael Teodoro Zubillaga tuvo que exilarse en Madrid, España, desde donde maneja la holding de la compañía, “Premier Pharma Holding”. En 2007 preocupado por el cerco socialista, decidió expandir el negocio Colombia en cabeza de su hijo menor Teodoro, a través de la compra de la cadena argentina Farmacity que había llegado cinco años antes a Bogotá.

Nicolás Maduro desde febrero de 2015 ha golpeado reiteradamente la cadena acusándolos de desabastecimiento y especulación, pero el negocio continua con 170 locales que siguen funcionando a media marcha, en contraste con los 60 locales que ya tienen en Colombia, además de un canal virtual que genera más del 20 % de las ventas y ha llegado a ser del 50 % en algunas semanas durante la pandemia, convirtiendo al país en su actual fortaleza empresarial.

Fuente: Las2orillas.co

Nosotros

Confecoop es el máximo organismo de integración cooperativa, que unifica la representación del sector cooperativo colombiano en el ámbito nacional e internacional, ejerce la defensa del mismo a nivel nacional y promociona la integración entre las cooperativas y su sostenibilidad.

Posts Recientes

Síguenos

Canal de Youtube