Día Internacional de la Mujer 2017: Declaración ACI

Mensaje de la Alianza por el Día Internacional de la Mujer 2017

“Las mujeres en un mundo laboral en transformación: Hacia un planeta 50-50 en 2030”

María Eugenia Pérez Zea
Presidente Comité Mundial de Equidad de Género – Alianza Cooperativa Internacional

Uno de los escenarios cruciales para el desarrollo de mujeres y hombres, pero en el cual persisten amplias brechas y disparidades de género, es el del trabajo. Oportunidades, trato y resultados en el ámbito laboral, todavía les son dados a las mujeres en forma diferencial en todo el mundo.

Hoy los organismos internacionales que abogan sobre este tema nos siguen mostrando cifras verdaderamente preocupantes. Las mujeres representan menos del 40 por ciento del empleo total en el mundo; la probabilidad de que participen en el mercado laboral sigue siendo casi 27 puntos porcentuales menor que la de los hombres; tienen más probabilidades de estar desempleadas, con tasas de desempleo del 6,2 por ciento, frente a un 5,5 por ciento en el caso de ellos; y la brecha salarial se estima en 23 por ciento; es decir, ganan el 77 por ciento de lo que ganan los hombres.

Seguimos frente a una asignatura pendiente: La pobreza sigue afectando más a las mujeres; ellas tienen una mayor carga global de trabajo; además de la brecha de participación laboral, tasas de desempleo más altas y mayor inserción en el sector informal de la economía, las mujeres tienen menor acceso a la seguridad social y están sobrerrepresentadas en los sectores de menor productividad, estatus e ingreso.

La calidad de los empleos de las mujeres sigue siendo un desafío, y es igual para el empleo formal como para el informal. Aunque la mitad de las mujeres trabajadoras en el mundo son asalariadas, esto no les garantiza un trabajo de mejor calidad; de hecho se sabe que el 40% de las mujeres trabajadoras formales no contribuyen a los sistemas de seguridad social en sus países.

Una preocupación grande desde la Alianza Cooperativa Internacional, ACI, son las áreas de discriminación nuevas o que no son tan visibles hasta ahora, como por ejemplo la “feminización” de las migraciones o la discriminación basada en el estatus migratorio, que incluye acoso, explotación, denegación de seguridad social y sueldos muy bajos.

Otras áreas de especial atención son la baja participación de las mujeres en las negociaciones colectivas; el desempleo creciente entre las mujeres jóvenes; la discriminación debida a la orientación sexual, que da pie al acoso laboral y a desigualdades salariales que pueden ir del 3 al 30 por ciento; y el número de mujeres jubiladas que perciben una pensión, que es 10,6 puntos porcentuales inferior al de los hombres, lo que indica que casi el 65 por ciento de quienes superan la edad de jubilación sin recibir ninguna pensión regular son mujeres.
En un mercado de trabajo donde predomina cada vez el personal autónomo, la movilidad geográfica, la aportación de valor, las redes informáticas, el teletrabajo, las redes sociales, nuevos modelos de empresa que desafían las estructuras tradicionales y los emprendimientos, el empoderamiento femenino y el acceso a educación apropiada para las mujeres y las niñas son cruciales. Debemos ayudar a prepararlas para un nuevo mundo; asegurando que las innovaciones, lejos de constituir nuevas brechas y razones de discriminación, sean nuevos caminos para una forma distinta de inserción de las mujeres en el mundo del trabajo. Todo esto constituye un importante reto si tenemos en cuenta que se espera para 2020 una destrucción de empleos que van entre 5 y 7 millones de puestos a nivel mundial.

Otro fenómeno que está arraigado en la base de todo tipo de discriminación son los estereotipos de género y las expectativas de la sociedad frente a los roles que las mujeres deben asumir. Desde la ACI consideramos este un asunto de la mayor atención, pues es transversal a los modelos de crianza, organización social y patrones culturales, en una sociedad que subvalora lo “femenino” desde todos los aspectos.

Lejos de una visión romántica, desde el cooperativismo apostamos por una sociedad más valorada desde indicadores de bienestar y de felicidad, que económicos y financieros. Por eso, una medida por la que debemos abogar y mantener en la base de todas las acciones es la conciliación de la vida laboral y familiar.

Condición previa para estos propósitos es siempre la educación, principio de principios de la filosofía cooperativa. Hoy, 62 millones de niñas entre 5 y 15 años en el mundo no asisten a la escuela, o están rezagadas con respecto a los niños en la terminación de la educación media superior.

Desde otras instancias internacionales nos han advertido que de prevalecer estas tendencias actuales, se necesitarán más de 70 años para colmar totalmente la desigualdad salarial por motivo de género, y afrontar esto no depende solo de mejores niveles de crecimiento económico en los países. Necesitamos transformar un entorno laboral y social favorable a las mujeres, como un imperativo para lograr un planeta 50-50 en el 2030 y una condición previa para cumplir la agenda de desarrollo sostenible.

En esta conmemoración del Día Internacional de la Mujer, desde la Alianza Cooperativa Internacional extendemos a los cooperativistas del mundo el llamado a fortalecer cada día su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y a mantener el apego a los principios y valores cooperativos, como estrategias poderosas para afrontar las desigualdades de género persistentes en el mundo laboral. La colaboración entre cooperativas en favor de estos propósitos es vital, así como alianzas estratégicas con los gobiernos y con otros sectores económicos del desarrollo.

Tomado de: Cooperativas de las Américas.

Los retos del 2017 para las mujeres

Xiomara Núñez de Céspedes
Presidenta del CREG

2017 nos encuentra a un escaso paso más adelante que el 2016 en el cual se lograron algunos avances en materia legislativa y las firmas de convenios internacionales en favor de la igualdad de género, un pequeño paso que nos da esperanza pero más que nada nos invita a seguir enfrentando con más firmeza los desafíos que tenemos por delante hasta conseguir la equidad en el plano social y legislativo.

Los retos de este año siguen siendo la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas, este flagelo que merma la población femenina y coloca a algunos de nuestros países entre los primeros lugares con la tasa más alta de embarazos en la adolescencia, a un alto costo de recursos y calidad de la salud femenina; la promulgación e implementación de leyes que prioricen las necesidades de los más empobrecidos a fin de redistribuir las riquezas en las naciones y políticas de servicios que mejoren la calidad de vida de las personas.

El empoderamiento de las mujeres sigue estando mas en papeles que en los hechos, solo enarbolado por las instituciones con el fin de tener acceso a los fondos destinados por las naciones más avanzadas en ese aspecto, mismos que son desviados en su mayoría cuando llegan a ellas, no es secreto, es fácilmente demostrable, apenas una de cada cinco legisladores es mujer en el mundo actual. De ahí la necesidad que tenemos las líderes de estar debidamente informadas y documentadas a fin de vigilar y evidenciar el uso de fondos o los cargos que les corresponde legítimamente a las mujeres para su formación, desempeño y desarrollo.

Otro de los grandes retos en el ámbito político lo es las designaciones de las mujeres a los cargos electivos, las últimas elecciones dan cuenta de la violencia ejercida contra las mujeres quienes fueron víctimas de pactos que las despojaron de cargos legítimamente ganados a fuerza de trabajo y liderazgo bien usado. Las capacidades de las mujeres en esta área no son cuestionadas más que en el actuar de negociar su participación a fin de lograr empoderarse y no ceder ante la presión de los acuerdos extra partidos.

La brecha digital es otro de los grandes retos a vencer sobre todo a las de mediana edad, es decisiva la implementación de campañas y capacitaciones que ayuden a cerrar dicha brecha, haciendo conciencia de que el uso de la tecnología va más allá del acceso a las redes sociales. En el orden científico las mujeres han avanzado aunque siguen siendo las grandes anónimas en los conteos y resúmenes de los descubrimientos y aciertos en las investigaciones.

El gran reto lo representa el empoderamiento económico, las mujeres siguen siendo las más perjudicadas en la asignación de los salarios, todavía siguen siendo dueñas de los empleos más inestables y menos rentables dicha práctica las mantiene el peor reglón de la pobreza, de acuerdo a la ONU las mujeres necesitaran más de 70 años para lograr la equidad en los salarios y ni mencionar el poder asesar a los grandes créditos en aras de desarrollar proyectos a gran escala. Siempre que se habla de financiamiento para las mujeres se habla de microcrédito como si fuéramos micro personas, sin grandes planes ni sueños.

Marzo es el mes para la evaluación de la situación de la mujer, las barreras que impiden su pleno empoderamiento y la distancia que resta por recorrer hacia la equidad, muchas de las cuales afrontan cada vez con más intensidad nuevos desafíos como el cambio climático y la migración.

Necesitamos la participación de todas las personas e instituciones para promover leyes y políticas orientadas a fortalecer las oportunidades económicas y sociales de las mujeres, el acceso en pie de igualdad a los salarios y servicios que mejoran su subsistencia, como la energía, el agua, el transporte y las tecnologías.

Las cooperativistas tenemos un gran compromiso con el desarrollo y la mejoría de los estándares de vidas de nuestras mujeres, el unir voluntades es determinantes, hoy más que nunca el 6to Principio Cooperativo cobra vida para la colaboración entre pares que es fundamental hacia formar comunidades de desarrollo al interior de las instituciones y así apoyar la mejora continua en las cooperativas a modo de potenciar el empoderamiento de las mujeres. Pero la mera colaboración no basta, por lo que es necesario reflexionar en conjunto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por los Estados Miembros de las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015, y emplear a fondo todos los recursos para lograr la meta de una sociedad más justa e igualitaria para todas las personas.

El progreso se construye con la equidad como base, no es lícito para ninguna nación vivir de espaldas a la desigualdad en que habita más de la mitad de su población.

Tomado de: Cooperativas de las Américas.

Nosotros

Confecoop es el máximo organismo de integración cooperativa, que unifica la representación del sector cooperativo colombiano en el ámbito nacional e internacional, ejerce la defensa del mismo a nivel nacional y promociona la integración entre las cooperativas y su sostenibilidad.

Posts Recientes

Síguenos

Canal de Youtube